España es un país que destaca por su cultura, historia, paisajes y clima. Pero también, resalta por su gran variedad gastronómica formada por las aportaciones de las distintas regiones. Una cocina que alterna el estilo rural y el costero. Lo mismo ocurre con la gastronomía de la provincia alicantina, sus platos y costumbres culinarias son diversos dependiendo de la zona.

A lo largo de este artículo, descubrirás los platos típicos de la provincia y los vinos de origen que podrás degustar haciendo una ruta gastronómica por Alicante. Por un lado, en las zonas costeras, destacan los platos con pescados y mariscos. Y por otro, en los municipios del interior, tienen más peso las comidas hechas con carnes y productos del campo.

Arroces, tapas, guisos y mucho más

La gastronomía de Alicante está influenciada por la cocina valenciana, la murciana y la manchega. Probablemente, lo más conocido a nivel internacional sean los arroces alicantinos. Es típico de la zona y además es muy versátil, pues se pueden elaborar con productos diferentes: arroz a banda, arroz de verduras, arroz con conejo, arroz negro, arroz con costra, etc.

Otras de las cosas buenas que tiene la provincia es el tapeo. En Alicante se puede tapear en muchos bares del casco histórico a muy buen precio. Además, podrás enlazarlo con salir de tardeo y disfrutar del buen ambiente que hay en la ciudad.

Y hablando de tapas, tienes que saber que los platos pequeños son característicos de la cocina española. En la provincia existen algunas tapas representativas y no puedes perderte la oportunidad de probarlas. Por ejemplo, la pericana, una ensalada que combina productos de mar y de la huerta, o la escalivada, hecha con verduras asadas al horno y que se sirve fría aliñada con aceite de oliva.

Prueba el arroz alicantino en la ruta gastronómica

A parte de las tapas mencionadas, hay mucha más variedad. Lo mejor para degustar todos los platos auténticos de Alicante es hacer una ruta gastronómica guiada. De esta manera, probarás todos los alimentos característicos de la zona y a la vez te contarán la historia de la ciudad.

Tampoco debemos olvidarnos de los guisos propios del Mediterráneo. Entre ellos, podemos resaltar la borreta alicantina, una de las recetas con mayor tradición que procede de los municipios del interior y que actualmente está presente en todos los bares y restaurante de la provincia. Y otro de los platos de cuchara típicos, es la olleta alicantina, un potaje sano y fácil de preparar que aunque apetece más en los meses de invierno se consume durante todo el año.

Además de todos estos platos, hay otras recetas peculiares de la región que deberás probar, como las gachasmigas, los caracoles en salsa, la coca amb tonyina (coca de atún) o los calamares rellenos.

Excelencia culinaria y vinos de origen

Una ruta gastronómica por Alicante no se entendería sin sus vinos de origen. Para acompañar estas delicias culinarias no hay nada mejor que un buen vino de la región. El vino blanco más característico de la zona es el Moscatel de Alejandría, un vino ideal para tomar con platos de pescados y mariscos o para tapear. En cuanto al vino tinto, destacan los elaborados con la uva Monastrell y son perfectos para acompañar con las carnes. Además, no nos podemos olvidar del vino exclusivo de la provincia, el Fondillón, uno de los vinos históricos más importantes y prestigiosos del mundo hasta que la crisis de la filoxera y la industrialización provocó la desaparición de gran cantidad de bodegas productoras en Alicante, con el Fondillón tenemos una excelente oportunidad para degustar un vino de alto nivel que mantiene la autenticidad de un producto histórico.

Del mismo modo, la gastronomía alicantina no sería lo mismo sin las dieciséis Estrellas Michelin que poseen doce restaurantes de nuestro entorno. Algunos ejemplos de ello son El Poblet de Quique Dacosta que se encuentra en el municipio de Dénia con tres Estrellas Michelin, La Finca de Elche de la conocida cocinera Susi Díaz o El Monastrell en Alicante. Si te apetece probar alguno de estos prestigiosos restaurantes y conocer la alta cocina de la provincia, no dudes en reservar.

Dulces y repostería

Los dulces y la repostería también es un punto fuerte de la provincia. Por un lado, destacan los turrones y helados artesanales. Y por otro, la toña alicantina, la mona, la coca boba, los rollitos de anís y los buñuelos de calabaza. Todas estas recetas tradicionales de repostería se suelen tomar para desayunar, almorzar o merendar y podrás conseguirlas en cualquier panadería.

No te quedes sin probar los turrones alicantinos artesanales

Tal y como habrás podido comprobar a lo largo de este artículo, si tienes planeado venir unos días a la provincia, ya sea por trabajo o por vacaciones, no puedes irte sin degustar la rica cocina alicantina. La mayoría de sus platos representan la esencia del mediterráneo usando materia prima local y de gran calidad.

Lara Cars pone a tu disposición una gran variedad de coches adecuados a tus necesidades y con la mejor garantía. No pierdas la ocasión de realizar una ruta gastronómica por Alicante por falta de vehículo. ¡Alquila tu coche y muévete para conocer la mejor cocina de la provincia!

Los comentarios están cerrados