Conducir es una actividad muy necesaria para muchos. Usar un vehículo nos da movilidad e independencia. Pero también conlleva una gran responsabilidad. Así pues, conducir un vehículo de manera correcta puede llegar a salvar vidas, sobre todo en estaciones del año donde las inclemencias del tiempo pueden dificultar la circulación. Por este motivo, es importante tener en cuenta estas claves para conducir en invierno.

Tanto si eres un conductor experimentado como si eres novel, es conveniente tomar las precauciones necesarias sobre todo en las regiones donde el clima es más extremo. Lo primero y fundamental es que nuestro vehículo se encuentre en perfectas condiciones de mantenimiento: ruedas, frenos, suspensión, etc.

Los neumáticos son parte esencial de la conducción en invierno. Asegúrate de que estén en perfecto estado. Los neumáticos desgastados pueden ser tus grandes enemigos durante el invierno. Es clave que su dibujo tenga una profundidad mínima de 1,6 milímetros y que la presión sea la correcta.

Las luces de tu coche también son importante a la hora de conducir en invierno, ya que nos ayudará a conseguir mayor visibilidad cuando haga mal tiempo. Si es un coche de alquiler de nuestra empresa, puedes estar tranquilo, pues todos los vehículos de Lara Cars cumplen con mantenimientos periódicos y exhaustivos.

Además de lo dicho anteriormente, es importante informarte y conocer las condiciones climáticas que vas a tener durante la jornada. De esta manera, podrás ser previsor y contar con el equipamiento adecuado. Por ejemplo, unas cadenas en el caso de que este previsto que vaya a nevar.

Asimismo, el modo de conducción deberá ser más precavido. Evita los movimientos bruscos de velocidad, los aceleramientos y frenadas deberán ser más suaves. Aunque las nuevas tecnologías evitan cada vez mejor que nuestro coche patine, siempre debemos tener en cuenta estas precauciones para conducir en invierno.

Precauciones para conducir en invierno con nieve

Precauciones para conducir en invierno de forma segura

En primer lugar, mantener la distancia de seguridad con el resto de los vehículos será fundamental. Conseguirás evitar muchos accidentes teniendo más capacidad de reacción. Esta puede ser la clave para una conducción segura durante el invierno. Además, conseguirás que los adelantamientos sean más fáciles y fluidos.

En segundo lugar, las velocidades más suaves también te ayudarán a tener una conducción más segura, pues tendrás un mayor control del vehículo. También la planificación de tus viajes es importante así como organizar las paradas que vas a efectuar.

Otro de los grandes inconvenientes que podemos encontrar a la hora de conducir en invierno es el empañamiento de los cristales. Perderíamos la visibilidad que es clave para tener una conducción segura. Para ello, puedes controlar la temperatura del interior del coche para que no sea excesivamente caliente y se produzca el vaho. También puedes usar productos anti vaho para el parabrisas de tu coche.

Por último, evita conducir con el abrigo puesto. Esto puede parecer una tontería pero nos puede restar movilidad y capacidad de reacción. Además, estar excesivamente abrigado puede favorecer la somnolencia con los peligros que ello conlleva.

Estos sencillos comportamientos harán que tu conducción durante el invierno sea más fácil y segura. Recuerda siempre usar el sentido común y ser prudente. La clave para una correcta conducción en invierno es siempre la prevención.

Los comentarios están cerrados